Los recursos no convencionales abren un nuevo escenario energético para el país

Argentina cuenta con 802 TCF de recursos técnicamente recuperables de shale gas y 27 mil millones de barriles de recursos técnicamente recuperables de shale oil, lo que multiplicaría por 30 nuestras reservas de gas y por 9 las de petróleo. Su desarrollo permitirá al país asegurar el autoabastecimiento de hidrocarburos. Esta gran cantidad de recursos ubica a Argentina como el segundo país del mundo en cantidad de recursos no convencionales de gas y cuarto en recursos de petróleo.

La declinación natural de la producción de los yacimientos convencionales de petróleo y gas, sumado al incremento sostenido de la demanda de hidrocarburos, hacen imprescindibles el desarrollo de los recursos no convencionales.

Los recursos no convencionales de gas y petróleo se distinguen de los recursos convencionales porque se encuentran en formaciones geológicas que requieren la utilización de tecnologías específicas y mayores inversiones para su desarrollo. Entre ellos podemos incluir a las distintas formaciones tight (shale oil, shale gas y oil shale, tight oil y tight gas) de Estados Unidos y Argentina, el petróleo pesado y el ultrapasado de Venezuela, el petróleo de aguas profundas y el presal de Brasil, las arenas bituminosas de Canadá y los hidratos de metano de Japón.

En nuestro país, los recursos no convencionales se encuentran alojados en formaciones sedimentarias de baja permeabilidad y porosidad conocidas como “shale” en inglés o “esquisto” en español, que por sus propiedades geofísicas impiden que los hidrocarburos alojados en sus micro poros puedan migrar espontáneamente hacia las trampas geológicas donde se forman los yacimientos convencionales.

La formación Vaca Muerta, ubicada en la Cuenca Neuquina, es la más importante de la Argentina por su potencial de recursos técnicamente recuperables, que la constituyen como una de las formaciones shale más importantes del mundo.

Los informes realizados por la Administración de Información de Energía de EE.UU. (EIA) sobre los recursos técnicamente recuperables de shale gas y shale oil en el mundo, estimaron que Argentina posee 802 TCF equivalente a 23 billones de metros cúbicos de recursos de gas natural técnicamente recuperables, y 27 mil millones de barriles de petróleo técnicamente recuperables, según su último informe en 2013. Estos recursos ubican a nuestro país segundo en el ranking de gas no convencional y cuartos en lo que se refiere a petróleo. Esto permitiría al país multiplicar las reservas de gas por treinta y las de petróleo por nueve. Su potencial es tan grande que con el desarrollo de una pequeña parte de estos recursos alcanzaría para cubrir la demanda de energía del país y asegurar así el autoabastecimiento energético.