La energía hidráulica

Se denomina energía hidráulica a la energía cinética del agua en movimiento. Si bien históricamente se aprovechaba directamente la corriente de los ríos, hoy lo más usual es retener el agua en embalses para liberarla aguas abajo, transformando así la energía potencial gravitatoria en energía cinética. El agua en movimiento se utiliza para generar electricidad al hacer girar las turbinas acopladas a generadores.

El aprovechamiento del agua como fuente de energía es muy antiguo. Antes de la Era Cristiana, se utilizaron los cursos de agua para mover ruedas de molinos o elevar el agua para el riego. Sin embargo, recién a fines del siglo XIX, comenzó a usarse la energía del agua para generar electricidad. En la actualidad, alrededor del 20% de la electricidad del mundo se genera a partir de grandes centrales relacionadas a embalses de agua. En Argentina, el 30% de la electricidad es generada a partir de energía hidráulica, y tiene un potencial hídrico que le permitirá aumentar la utilización de este tipo de energía.

Nuestro país cuenta con un total de 31 represas hidroeléctricas, entre las que se destacan las binacionales Yacyereta (3200 MW) y Salto Grande (1890 MW), y las centrales de Piedra del Aguila(1400 MW) y El Chocón (1200) en la provincia de Neuquén.

 

Arroyito2bis

En general, las centrales hidroeléctricas aprovechan el movimiento del agua de los ríos de dos maneras. Es posible aprovechar la fuerza del paso del agua por el flujo natural del río o acumular el agua en un embalse o reservorio, para poder controlar su flujo. Como resulta ventajoso no depender enteramente del cauce natural del rio, la segunda opción es la que más se ha utilizado.

La idea de generar electricidad a partir de una represa es relativamente simple: se construye una pared transversal al cauce del río, para que el agua se acumule detrás de esa pared. Así, se o origina una gran masa de agua que es forzada a pasar a través de un tubo que desciende hasta la base de la pared. Allí, está instalada una central que, mediante una o más turbinas acopladas a generadores, produce electricidad al aprovechar la fuerza de la caída y la masa de agua.

Una dificultad que presenta este tipo de energía es que los años secos afectan el caudal de los ríos y disminuye su capacidad de generación eléctrica. Otro de los elementos a tener en cuenta es el embalse: a medida que estos se hicieron cada vez más grandes también crecieron los inconvenientes: cubrieron grandes espacios, antes ocupados o por la naturaleza o por poblaciones humanas que fueron obligadas a desplazarse.

Las centrales hidroeléctricas requieren de un importante desarrollo de la infraestructura que producirá la electricidad. Es necesario tener en cuenta que el tiempo de instalación de las represas suele ser muy largo y la inversión inicial es muy alta (aunque el largo tiempo de vida útil disuelve en parte este problema).

La utilización de la energía hidráulica presenta como ventajas el hecho de que es un recurso renovable y tiene una vida útil muy larga, un bajo costo operativo y resulta bastante predecible su capacidad de generación. Además, puede tener propósitos múltiples (el agua del reservorio se puede usar para riego o para el consumo humano).